viernes, 16 de junio de 2017

Una niña le dijo a su madre: "¿Por qué me quitas a mi papá?"...


No le quites a su padre...

"Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana,  pero no estoy muy seguro de la primera, de la segunda puedes observar  cómo nos destruimos solo para demostrar quién puede más"   - Albert Einstein

Una niña le dijo a su madre: "¿Por qué me quitas a mi papá?"... lo dijo asustada pero con valentía al reclamarlo...

y esto me hizo reflexionar sobre esas madres, que con razón o sin ella, utilizan a sus hijos para vengarse y molestar a su pareja, sin pensar en las consecuencias mentales y emocionales, que ello les ocasionará en sus vidas. 

¿Qué se logra separando a los niños de la "otra" familia, de sus abuelos, de sus tíos...? ¿Qué se gana con "hablar" mal del otro y decirle que su padre o madre, es esto o aquello? ¿Qué crees que estás haciendo al momento de obligar e insinuar a un niño, que tiene que "escoger" entre su madre o su padre? (por lo general, esto no se les dice abiertamente pero se hace) ¿Dónde está el sentido común, de darse cuenta que esta actitud insana, cruel y poco racional, dañará, por el resto de su vida, a ese niño?...

Esta reacción es muy común,  entre las madres o los padres, que no han superado, de manera sana una separación. Y allí se pueden quedar por años y apagarse al futuro. Estarán acumulando "facturas" que le pasarán a sus hijos y a su "ex" por el resto de sus vidas. Y esto es lamentable, no solo para la madre que se niega la posibilidad de rehacer su vida y ser feliz, sino también para los niños, que sufrirán la amargura de una madre o un padre vengativo, frustrado y desolado.

No es tema en este momento, hablar sobre las separaciones y lo dolorosa que pueden ser. Una pérdida es una experiencia traumática, de dimensiones inenarrables. Pero quedarse en el drama de un divorcio, no permitirá "saltar" y superar la experiencia, con aprendizajes que mejoren la propia vida.

"Lo que fue, fué"... Un matrimonio debería ser un equipo donde ambos crezcan en su libre albedrío. Sumen juntos, en lugar de restar; y en los buenos y malos momentos, acompañarse con respeto, dándole espacio al otro para su propio crecimiento.
"No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro" Paulo Coelho

Cuando una relación se acaba y hay hijos, nunca se debe olvidar, que el otro, ya no es tu pareja, pero sigue y seguirá siendo, el padre o la madre de tus hijos y este es un rol, que por la salud mental y emocional del niño, hay que reconocer y conservar, cuando sea posible.

Veo con reserva, ese clamor frecuente de quienes con orgullo, proclaman que son "padre y madre", pues es una manera de criar a los hijos con carencias, resignación, victimismo y limitaciones.

Venezuela se ha caracterizado por una cultura, donde las madres asumen el doble rol con muchísima frecuencia. Y esto ha significado una distorsión de los valores familiares que en conclusiones tampoco conducen a una mejor manera de criar a los hijos... 

Lo significativo de este mensaje está en reflexionar y tener presente, que el otro es el padre de tu hijo, por cierto, una relación que no es fortuita y lo sano, es permitir al otro, ejercer su rol cuando lo quiere asumir con responsabilidad.

No te conviertas en un juez del otro y no pretendas "vigilar" su manera de relacionarse con los niños. Dale el espacio a que tiene derecho tu hijo, de tener a su padre o a su madre.

La educación fundamentalmente se concreta con el modelaje de cada uno de los padres. Si te mueve el orgullo, la venganza, la descalificación a tu ex, la separación, la amargura, los celos, la rabia... ¿Has pensado, como se sentirá tu hija o tu hijo, ante actitudes y comportamientos guiadas por tales sentimientos? ¿Qué crees que copiará de ti? ¿Sentirá respeto por ti, cuando no lo tienes por su padre? ¿Será comprensivo contigo, cuando lo que haces es criticar y desvalorizar la imagen del otro? ¿Te perdonará alguna vez, si lo que le has enseñado es la venganza? ...

Te separaste, no lo has superado, te equivocaste... no hubo la reflexión a tiempo, no se buscó la ayuda oportuna para salvar la relación... ahora te das cuenta de lo que has podido hacer para conservar tu pareja pero no lo hiciste, te sientes culpable, crees que "mereces" una nueva oportunidad pero tu ex no te la da, la familia del otro ahora te molesta más que antes y no los quieres ver... ¿Dónde estás?

Te recomiendo separar una cosa de la otra. Quien fue tu pareja ahora es tu ex, asúmelo, suéltalo, busca ayuda, perdona, aprende y sigue adelante... Tu hijo o tu hija, tiene un padre o una madre. Respeta esa relación y separa tu rabia, tu indignación y tu impotencia, dejando el camino libre a esa relación filial. Y recibirás el respeto de tus hijos al enseñarles que el amor también significa aceptación y comprensión.

- Magdalena Calvo De Sosnowsky
Fuente: eluniversal.


No hay comentarios: