jueves, 16 de marzo de 2017

Es mi dama, oh, es mi amor, ojalá ella lo supiera.


– ¿Qué luz asoma a esa ventana? Es el oriente, el sol de mi Julieta. Amanece pues, sol, y a la envidiosa luna mata, que ahora triste y acongojada palidece, al contemplar que tú, su doncella, la aventajas. Es mi dama, oh, es mi amor, ojalá ella lo supiera. Semblante que a las estrellas eclipsara, cual eclipsa una lámpara a la aurora… Sus ojos desde el cielo brillarían con tanta luz en la región etérea que las aves, negando que era noche, con su cantar el aire alegrarían. Ved, reposa en la mano su  mejilla… ¡Oh, si yo el guante fuese de esa mano, si su mejilla así besar pudiera…!

– ¿Quién eres tú que entre nocturnas sombras sorprendes de este modo mis secretos?

– A decirte quién soy no me aventuro. Mi nombre, santa mía, me es odioso porque es un enemigo de esta casa. ¡Si lo hubiera yo escrito, lo rasgara!

– Hay para mí más peligro en tus ojos que en afrontar veinte espadas desnudas. Concédeme tan sólo una dulce mirada, y eso me basta para desafiar el furor de todos.

- Frases “Shakespeare enamorado”






No hay comentarios: