sábado, 25 de marzo de 2017

El corazón no deja de latir cuando alguien se va...


El corazón no deja de latir cuando alguien se va, sigue su ritmo, no se paraliza ante un adiós, no muere ante una desilusión, al contrario, late con más fuerza, sigue palpitando que la vida sigue, que no podemos detenernos por alguien, que un adiós no es el final.

- M. Sierra





No hay comentarios: