miércoles, 15 de febrero de 2017

Escoge un amante que te mire como si quizás fueras magia.

 

Recuerda: no hay otro. No se puede luchar contra los anhelos, sólo se pueden observar, entender de donde surgen y canalizarlos en la mejor manera que podamos con los elementos que tengamos al alcance en el momento. No se trata de renunciar al sexo, estoy lejos de apelar al puritanismo, pero sí de transformar nuestra relación con él. Intentemos llevarlo más allá de ser sencillamente un acto biológico que responde a impulsos no asimilados –en ese caso definitivamente aplica el dicho “mejor sola que mal acompañada.” El intercambio físico con el otro es un medio más para reconectar con la fuente. Haz el amor. Medita mientras conectas con el otro. Sacraliza cada acto. (Re)conócete en él y (re)conoce al Uno que todo lo engloba, las fronteras se funden y nace la Magia.

Escoge un amante que te mire como si quizás fueras magia.

-Frida Kahlo

No hay comentarios: