jueves, 29 de diciembre de 2016

Después de todo, no estamos tan viejos como para dejar de soñar.


Después de todo, no estamos tan viejos como para dejar de soñar. Ni tan jóvenes como para besar a cualquier sapo. Estamos en esa edad donde uno sabe lo que quiere, lo que no quiere y con quién quiere complicarse la vida.
–Brando. Pensamientos de Luc. 
#mindofbrando


No hay comentarios: