domingo, 7 de febrero de 2016

La risa del día de carnaval lo toleraba todo, lo festejaba todo


Las carcajadas resonaban confundiéndose entre el murmurio de los diálogos amorosos, las conquistas fáciles, las citas apremiantes. Las parejas se estrechaban en enamorado abrazo y el rumor de los besos carecía de ensueño en el bullicio público y licencioso de la vía pública. La risa del día de carnaval lo toleraba todo, lo festejaba todo, la risa pecaminosa, la risa de amor, de una alegría espontánea y despreocupada.

-Aurora Cáceres Moreno




♪ ♫ ♩ ♬
Ay, no ha que llorar, que la vida es un carnaval, 
es mas bello vivir cantando. 
Oh, oh, oh, 
Ay, no hay que llorar, 
que la vida es un carnaval 
y las penas se van cantando. 

No hay comentarios: