jueves, 17 de agosto de 2017

Nadie muere virgen


Nadie muere virgen. La vida nos jode a todos. 

- Kurt Cobain

Nuestro destino ¿colocar bombas o morir por ellas?


Nuestro destino tiene que ser mejor que hacer que nuestros hijos solo tengan dos opciones: colocar bombas o morir por ellas.

-Roberto de Vries 


♪ ♫ ♩ ♬

Imagina que no hay Cielo, 
es fácil si lo intentas. 
Sin infierno bajo nosotros, 
encima de nosotros, solo el cielo. 

Imagina a todo el mundo. 
viviendo el día a día... 
Imagina que no hay países, 
no es difícil hacerlo. 

Nada por lo que matar o morir, 


Todos necesitamos alguna vez un cómplice


Todos necesitamos alguna vez un cómplice 
alguien que nos ayude a usar el corazón
que nos espere ufano en los viejos desvanes
que desnude el pasado y desarme el dolor

prodigioso, sencillo, dueño de su silencio
alguien que esté en el barrio donde nacimos o
que por lo menos cargue nuestros remordimientos
hasta que la conciencia nos cuelgue su perdón

cómplice del trasmundo nos defiende del mundo
del sablazo del rayo y las llamas del sol
todos necesitamos alguna vez un cómplice
alguien que nos ayude a usar el corazón

- Mario Benedetti (Adioses y Bienvenidas, 2006)


miércoles, 16 de agosto de 2017

Cuando entiendas que la única belleza esta en el interior


Cuando entiendas que la única belleza esta en el interior, que hay personas que en un principio te atraían poco, pero cuanto más las conoces acaban volviéndote loco.

― Sergio de Sa


martes, 15 de agosto de 2017

¡Te amo tanto!


Te amo tanto que ni geografía ni almanaque pueden amenazar lo que por ti siento.

#teamodijiste  - Roberto e Vries



♪ ♫ ♩ ♬
Te amo
desde el primer momento en que te vi
y hace tiempo te buscaba
y ya te imaginaba asi.
te amo
aunque no es tan facil de decir,

y defino lo que siento
con estas palabras
te amo

¡Hijos, buen viento y buena mar…!


Al mirar un buque en el puerto, imaginamos que está en su lugar más seguro, protegido por un fuerte amarre. Sin embargo, sabemos que ese buque está allí preparándose para zarpar, cumpliendo así con el destino para el cual fue creado, yendo al encuentro de sus propias aventuras y riesgos.

Dependiendo de lo que la fuerza de la naturaleza le reserve en el camino, el buque probablemente tendrá que desviar su ruta, trazar otros rumbos y buscar otros puertos.

Pero retornará fortalecido por el conocimiento adquirido, enriquecido por las diferentes culturas recorridas.

Así, como los barcos, son nuestros HIJOS. Nos tienen a nosotros, sus PADRES, como puerto seguro, hasta que se tornan independientes y se hacen a la mar para surcar los océanos de la vida, corriendo sus propios riesgos y viviendo sus propias aventuras.

El lugar más seguro para el buque, es el puerto, y el de los hijos, sus padres. Pero ni el buque ni los hijos fueron construidos para permanecer anclados en un solo lugar.

Los padres piensan que son el puerto seguro de sus hijos, pero no pueden olvidarse que deben prepararse para navegar mar adentro y encontrar su propio lugar donde se sientan seguros, con la certeza de que más adelante, en otro tiempo, deberán ser un puerto seguro para otros seres (nuestros nietos).

Es cierto que no podemos trazar la ruta de nuestros hijos. Lo que sí podemos hacer es ayudarlos a que lleven un buen equipaje, lleno de humildad, solidaridad, honestidad, disciplina, gratitud y generosidad. Podemos desear su felicidad, pero no ser felices por ellos.

No podemos seguir su travesía, ni ellos descansar en nuestros logros.

Los hijos deben hacerse a la mar desde el puerto donde sus padres llegaron y -como los buques- partir en busca de sus propias conquistas y aventuras con la preparación suficiente para navegar un largo viaje llamado Vida.

¡Cuán difícil es soltar las amarras y dejar zarpar el buque…! Sin embargo, el regalo de amor más grande que puede dar un padre a sus hijos, es la autonomía.

¡Hijos, buen viento y buena mar…!


- Desconozco el autor


Un barco en el puerto es seguro, pero no es para eso para lo que se construyen las naves. Navegad en el mar y haced cosas nuevas.

- Grace Hopper.




domingo, 13 de agosto de 2017

Que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano


Oración Irlandesa

Que el camino venga a tu encuentro.

Que el viento siempre esté detrás de tique el sol brille cálido sobre tu cara, que la lluvia caiga suave sobre tus campos  y, hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano.

Que vivas por el tiempo que tú quieras,  y que siempre quieras vivir plenamente.

Recuerda siempre olvidar las cosas que te entristecieron, pero nunca olvides recordar aquellas que te alegraron.

Recuerda siempre olvidar a los amigos que resultaron falsos, pero nunca olvides recordar a aquellos que permanecieron fieles.

Recuerda siempre olvidar los problemas que ya pasaron, pero nunca olvides recordar las bendiciones de cada día.

Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado.

Que nunca caiga el techo encima de ti y que los amigos reunidos debajo de él nunca se vayan.

Que siempre tengas palabras cálidas en un anochecer frío, una luna llena en una noche oscura,  y que el camino siempre se abra a tu puerta.

Que vivas cien años, con un año extra para arrepentirte.

Que el Señor te guarde en su mano, y no apriete mucho su puño.

Que tus vecinos te respeten,  los problemas te abandonen, los ángeles te protejan  y el cielo te acoja.

Y que la fortuna de las colinas Celtas te abrace.

Que las bendiciones de San Patricio te contemplen.

Que tus bolsillos estén pesados y tu corazón ligero.

Que la buena suerte te persiga, y cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, bebidas junto al fuego, risas para que te consuelen aquellos a quienes amas,  y que se colme tu corazón con todo lo que desees.

Que Dios esté contigo y te bendiga,  que veas a los hijos de tus hijos, que el infortunio te sea breve y te deje rico en bendiciones.

Que no conozcas nada más que la felicidad, desde este día en adelante.

Que Dios te conceda muchos años de vida, de seguro Él sabe que la tierra no tiene suficientes ángeles.

Que el camino salga a tu encuentro.
  
Que el viento siempre esté detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos ... 

... ¡así sea cada año y para siempre!



marisel@reflexiones.com
marisel@reflexiones.com