miércoles, 19 de julio de 2017

Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña


Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera... si uno reflexiona, no lo hace. 


martes, 18 de julio de 2017

¡Si me llamaras, sí; si me llamaras!


¡Si me llamaras, sí;
si me llamaras!

Lo dejaría todo,
todo lo tiraría;
los precios, los catálogos,
el azul del océano en los mapas,
los días y sus noches,
los telegramas viejos
y un amor.
Tú que no eres mi amor,
¡si me llamaras!

Y aún espero tu voz:
telescopios abajo,
desde la estrella,
por espejos, por túneles,
por los años bisiestos
puede venir. No sé por dónde.
Desde el prodigio, siempre.
Porque si tú me llamas
-¡si me llamaras, sí; si me llamaras!-
será desde un milagro,
incógnito, sin verlo.
Nunca desde los labios que te beso,
nunca
desde la voz que dice: "No te vayas."

   - Pedro Salinas, de La voz a ti debida, 1933


¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?


El helecho y el bambú

Un día decidí darme por vencido… renuncié a mi trabajo,
a mi relación, a mi vida.

Fui al bosque para tener una última charla con Dios.

'Dios', le dije.
'¿Podrías darme una buena razón para no darme por vencido?'

Su respuesta me sorprendió…
'-Mira a tu alrededor', Él dijo.
'Ves el helecho y el bambú?'
- 'Sí', respondí.
'Cuando sembré
las semillas del helecho y el bambú, las cuidé muy bien.

Les di luz. Les di agua.
El helecho rápidamente creció.
Su verde brillante cubría el suelo.
Pero nada salió de la semilla de bambú.

Sin embargo no renuncié al bambú.

En el segundo año el helecho
creció más brillante y abundante y nuevamente,
nada creció de la semilla de bambú.
-Pero no renuncié al bambú.'

Dijo Él. 'En el tercer año, aun nada brotó
de la semilla de bambú. 
Pero no renuncié' me dijo.

'En el cuarto año, nuevamente, nada salió de la semilla de bambú.
'No renuncié' dijo.

'Luego en el quinto año un pequeño brote salió de la tierra.
En comparación con el helecho era aparentemente
muy pequeño e insignificante.

Pero sólo 6 meses después el bambú creció a más
de 100 pies de altura (20mts).

Se la había pasado cinco años echando raíces.

Aquellas raíces lo hicieron fuerte
y le dieron lo que necesitaba para sobrevivir.
'No le daría a ninguna de mis creaciones un reto
que no pudiera sobrellevar'.
Él me dijo.
'¿Sabías que todo este tiempo que has estado luchando,
realmente has estado echando raíces?'.

'No renunciaría al bambú. Nunca renunciaría a ti.
'No te compares con otros' me dijo.
'El bambú tenía un propósito diferente al del helecho,
sin embargo, ambos eran necesarios
y hacían del bosque un lugar hermoso'.
'Tu tiempo vendrá' Dios me dijo. '¡Crecerás muy alto!'
'¿Qué tan alto debo crecer?' pregunté.
'¿Qué tan alto crecerá el bambú?'
me preguntó en respuesta .
'¿Tan alto como pueda?' Indagué.

Nunca te arrepientas de un día en tu vida.
Los buenos días te dan felicidad.
Los malos días te dan experiencia.
Ambos son esenciales para la vida. Continúa…

La felicidad te mantiene Dulce.
Los intentos te mantienen Fuerte.
Las penas te mantienen Humano.
Las caídas te mantienen Humilde.
El éxito te mantiene Brillante.

Pero sólo Dios te mantiene Caminando... 


Todos los niños nacen artistas


Todos los niños nacen artistas. El problema es cómo seguir siendo artistas al crecer.

- Picasso 





domingo, 16 de julio de 2017

No siempre decir te quiero, suena de la misma forma.


Las personas dicen “te quiero” constantemente; cuando dicen “avísame cuando llegues a casa”, o “conduce con cuidado” o “te compré el chocolate que te gusta”. Hay muchas formas de decirlo con otras palabras. Sólo tienes que escucharlas… No siempre decir te quiero, suena de la misma forma.

-  Carlos Ruiz Zafón.

Mi vida, te amo; y esto no es un sueño.


Solo en sueños podía besarla, pedirle un cigarro, soplarle en la nuca, lamerle la espalda; abrirle las piernas, ir por hielo, prepararle un ron frío, decirle te quiero y decirle estás loca; llamarla mi reina, mi puta, arrodillarla ante mí, admirarla como un vasallo, besarla en París, y en todos sus lunares; beberme su agua, perderme en su vientre; reírnos de nada, de todo, del mundo. Y guardar la soledad en el cajón de la mesa de luz, y el despertador bajo las revistas. Volar, volar, volar por el cielo de la habitación, sin soltarnos las manos, buscando su boca. Y entonces contarle un secreto: Mi vida, te amo; y esto no es un sueño. Y al fin, echar a rodar el tiempo perdido.

— Leunam 


♪ ♫ ♩ ♬
I've been alone with you inside my mind
And in my dreams I've kissed your lips a thousand times
I sometimes see you pass outside my door
Hello, is it me you're looking for?

I can see it in your eyes
I can see it in your smile
You're all I've ever wanted, and my arms are open wide
'Cause you know just what to say
And you know just what to do
And I want to tell you so much, I love you ...
I long to see the sunlight in your hair
And tell you time and time again how much I care
Sometimes I feel my heart will overflow
Hello, I've just got to let you know

El tren equivocado...


A veces el tren equivocado te lleva a la estación deseada…

- Lunchbox